Corrección ortotipográfica: ¿Por dónde empiezo a limpiar mi texto?

Ponte en situación: tras semanas o meses de escritura, por fin has terminado tu relato o novela. O tu tesis, o cualquier otro tipo de texto. Estás listo para compartirlo con los demás, pero ¿está listo tu texto?

Antes de su «salida al mundo», toca limpiarlo. Es decir, deshacernos de errores ortotipográficos y adaptarlo a las normas y recomendaciones lingüísticas. Borrar, cambiar, pulir.

La situación ideal, por supuesto, es contratar a un corrector (¡hola!) para realizar esta tarea en su versión óptima, pero, a veces, el presupuesto no te lo permite y tienes que apañártelas solo. Hacer lo que puedas. Enfrentarte a tu creación, cual doctor Frankenstein, y cambiar la manera de ver la obra.

Comienza entonces la caza y captura de las erratas y los errores.

Pero… ¿por dónde tienes que empezar? ¿En cuáles debes fijarte primero? Además de los típicos errores de «b» y «v» o «haber» y «a ver», hay unas cuantas normas más que sí o sí debes tener en cuenta (entre muchas otras).

Hagamos un repaso a diez recomendaciones y/o normas que te ayudarán a pulir tu texto.

1. Uso de la raya larga en diálogos: para introducir en un texto las intervenciones de los personajes, en forma de diálogo, estas se hacen precedidas de la raya larga, es decir, esta: —. Es fácil encontrarse diálogos con el guion (-), una rayita más corta, pero su uso no es correcto. También debe utilizarse la raya larga para introducir los comentarios del narrador:

📝 «—Cariño, ¿qué tal has dormido hoy?

—Fatal… ¡No he pegado ojo en toda la noche! —respondió Sofía».

2. Los cargos, los días de la semana y los meses se escriben en minúscula: no te dejes engañar por la mayúscula de relevancia o por la influencia del inglés; se escriben en minúscula (a no ser, claro, que sean la primera palabra de una oración y/o vayan después de un punto).

📝 «La ministra confirmó el jueves que la reducción del IVA se aprobará en febrero».

3. Los títulos de las obras de creación, como libros, películas, canciones, etc., se escriben en cursiva y con inicial mayúscula solo en la primera palabra (y en los nombres propios, claro).

📝 «Las ventas del libro Ana de las Tejas Verdes han aumentado tras su adaptación televisiva, Anne with an E, de Netflix».

Pero, ojo, porque los títulos de sus partes (capítulos, secciones, etc.) se escriben en redonda y entre comillas:

📝 «El primer capítulo de Harry Potter y la piedra filosofal se titula “El niño que vivió”».

4. Los extranjerismos también se escriben en cursiva: las palabras extranjeras no acomodadas ni adaptadas al español se escriben con ese tipo de letra (o entre comillas si no se dispone de cursivas) para avisar al lector de esta circunstancia.

📝 «La top model hizo esas declaraciones en el backstage del desfile».

5. La coma vocativa: el vocativo, es decir, «la palabra o grupo de palabras que se refieren al interlocutor y se emplean para llamarlo o dirigirse a él de forma explícita», siempre va entre comas.

📝 «Hola, Celia, ¿qué tal estás?».

«Calla un poco, pesado, que me tienes frita».

«Buenos días, compañeras y compañeros».

Después de escribir toca limpiar el texto. Foto: The Creative Exchange para Unsplash.

 

6. En español, se recomienda usar las comillas angulares: en español tenemos tres tipos de comillas: las angulares («»), las inglesas (“”) y las simples (‘’). La Ortografía académica recomienda utilizar las primeras, después las inglesas y, por último, las simples.

Deberás seguir esta jerarquía cuando, en una oración o párrafo ya entrecomillado, tienes que entrecomillar otra parte del mismo.

📝 «Tienes que leer el artículo “La palabra ‘guion’ se escribe sin tilde”, es fantástico».

7. Entre «pero» y el signo de interrogación de apertura no se escribe coma:

📝 «Pero ¿lo dices en serio?».

Además, la partícula puede ir dentro o fuera de las interrogaciones:

📝 «¿Pero lo dices en serio?».

8. No se debe colocar una coma entre el sujeto y el verbo de una oración o entre el verbo y el objeto. ¡Evita a toda costa la coma criminal! Estate atento, sobre todo, en oraciones con un sujeto largo; oralmente, pide una pausa, pero, a la hora de escribir, no debemos marcarla.

📝 «Los pantalones de cuadros rojos y negros de los que te hablé ayer ya se han agotado».

En este ejemplo, el sujeto de la oración es «Los pantalones de cuadros rojos y negros de los que te hablé ayer».

9. Concordancia entre sujeto y verbo: en este error caemos a veces por despiste, sobre todo cuando los elementos están bastante separados y, por el camino, perdemos esa concordancia de número, género y persona.

❌ «El alcalde propuso ayer un pacto para hacer sostenible las pensiones».

📝 «El alcalde propuso ayer un pacto para hacer sostenibles las pensiones».

Te recomiendo echarle un vistazo a este artículo de la wikilengua donde podrás repasar los diferentes tipos de concordancia según el sujeto sea singular o plural, excepciones, etc.

10. Uniformidad en todo el texto: es decir, seamos coherentes. Si usas la cursiva para señalar las palabrotas que dice tu personaje, úsala a lo largo de todo el texto. Si escribes los números sencillos en letras y los complicados o compuestos en cifras, hazlo siempre. Sigue los mismos criterios en toda la obra para mantener esa coherencia y obtener un texto armonizado y uniforme.

¿Conocías estas recomendaciones? ¿En cuáles te fijas primero o tienes más en cuenta a la hora de corregir tus textos?

Publicado por Cintia Fernández Ruiz

Leo, escribo, corrijo. Y vuelta a empezar.

2 comentarios sobre “Corrección ortotipográfica: ¿Por dónde empiezo a limpiar mi texto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: