Lecturas de julio y agosto: sorpresas y decepciones

Hay mucha gente que durante el verano, con el sol y más tiempo libre, es cuando más leen. A mí me ocurre todo lo contrario, lo tengo comprobadísimo: llega julio y mi cerebro dice hasta luego. En dos meses he leído poquísimo, así que he unido en un solo post las lecturas de julio y agosto.