Lecturas de febrero: relatos y clichés

Los relatos me están salvando, porque son historias más o menos cortas que van al grano desde su comienzo, sin perderse por el camino. Por eso, en febrero he leído dos antologías de relatos y, por medio, una mamarrachada que no consiguió el efecto que buscaba.